domingo, 3 de febrero de 2008

Un poema distinto



Este poema es de uno de nuestros lectores amigos. Su nick es orel. Lo expuso un día en el canal poesia amistad y no resistios el impulso de pedirle autorización para mostrarlo. La poesía no es siempre triste ni siempre feliz, también es graciosa y si no lean.


Leperos vindicados



Leperos, gente afanada
industriosa y sencilla
gente estigmatizada
por chistes de pacotilla.

Arrastran con gran dignidad
el peso de los simplones
que les achacan sin piedad
los chistes mas facilones.

Las cosas que aquí yo cuento
les pasan a los hispanos
dado que es el momento
de compartir como hermanos.

Los hispanos van en tropel
al medico, porque ¡pardiez¡
en la puerta dice un cartel
"Consultas: de ocho a diez".

Los hispanos con formación
ponen ajos en la calle,
mejoran la circulación,
y eso es todo un detalle.

En su vivienda, el español
hace ventanas redondas
para que pueda entrar el sol,
quedan casas muy cachondas.

El buen amigo Pacheco
champú no usa al ducharse
pues pone "Para pelo seco"
y el acaba de mojarse.

¿Y que decir de la cruzada
de arrancar todas las plantas
buscando la raíz cuadrada?,
solo quedan unas cuantas.

En Hispania, muchas gentes
van de smoking a la óptica
a la graduación de sus lentes
¡Que cosa tan exótica¡.

Se ve a mas de un hispano
hacerse aire con serrucho
"!El aire de la sierra es sano¡"
oyeron a un medicucho.

Casi todo buen hispánico
de vampiro y con arado
para sembrar el pánico
anda siempre trajeado.

Ponen en una tela
patatas en la ventana,
cuando hace un frío que pela
se ahorran media mañana.

Se utilizan muchos fondos
y gastan muchos caudales
en hacer sobres redondos
para mandar circulares.

Cuando una avioneta cayó
en el mismo camposanto
en las noticias se oyó
"Seis mil muertos, ¡que espanto¡"


Del avión salta el muy lelo
con un frasco en la cabeza
"Para caídas de pelo"
vio que en su etiqueta reza.

En moto llevan pijama
con otras cosas absurdas
que llevan de buena gana
¡para tumbarse en las curvas¡.

Le dicen, "arranca el tractor"
contesta él asombrado
y con un cierto candor
"Yo no lo veo plantado"

Para que ría un domingo
se le cuenta a un hispano
un chiste el martes y ¡bingo¡
el jueves si es chabacano.

El fax es de un hispano
siempre que veas en ello
cuando esté en tu mano
que lleva un bonito sello.

Aquel hispano estudió
diez horas en su cocina
el medico le prescribió
"Un examen de orina"

A un hispano alguien pidió
"dame algo funda-mental"
y el hispano aquel le dió
su boina, como es normal.

En un anuncio de prensa
al lado del utensilio
la leyenda no es extensa
"Pinto casas a domicilio"

Doce hispanos muy osados
al polo fueron a jugar
por mas que fueron buscados
no se les pudo encontra.

Aquel médico era la hostia
"!Doctor, que tal la operación¡"
"!Anda¡ ¿No era una autopsia?"
y así acaba esta función.

(Orel. 23 de octubre de 1998)

Y si leerlo es una carcajada constante, esperen, le hemos pedido que nos grabe este poema y aquí tienen.




Conocele a través de su blog, no te arrepentirás.



2 comentarios:

A.V.G. dijo...

Este cuarteto es de los que más me ha gustado:
"Cuando una avioneta cayó
en el mismo camposanto
en las noticias se oyó
"Seis mil muertos, ¡que espanto""

También me ha echo gracia:
"En su vivienda, el español
hace ventanas redondas
para que pueda entrar el sol,
quedan casas muy cachondas."

Un saludo. Nos leemos.

Los amantes de la poesía dijo...

Avg, este texto nos demuestra que también se pueden hacer otras clases de poesías. Nos alegramos de que te gustara.

Saludos